G + Followers

miércoles, 20 de febrero de 2013

PASIÓN A PRIMERA HORA


Esta mañana, Ella se levantó de la cama un poco antes que yo para ducharse e ir a trabajar, como yo normalmente cuando  se despierta, también lo hago, me levanté para ver que hacía. Estaba en la cocina empezando a prepararse el café, me acerqué por detrás y le di un beso muy suave en los labios, al cual Ella respondió con otro, muy intenso y apasionado, mostrando sus ganas de volver a la cama, y al  momento nuestras lenguas estaban jugando entre sí.
Seguimos besándonos en la cocina y mis manos ya ansiosas de deso, comenzaron a acariciar su cuerpo por encima del vestido, Ella no hacía nada, solo besarme y temblar de pasión y anhelo sexual. Mis manos apretaron sus nalgas pegando su cuerpo contra el mío donde pudo sentir que mi bulto estaba ya muy duro, me excitaba mucho la situación, seguimos besándonos y yo pasé a acariciar sus tetas por encima de la fina tela, estaban duras y se notaban su pezones, bajé de nuevo mis manos y comencé a meterlas por debajo del vestido acariciando sus piernas hasta llegar a sus nalgas donde metí las manos por los lados de sus braguitas. Ella  acariciaba mi espalda, besaba mi cuello y mis orejas despacito, cuando notó que intentaba acercarme desde atrás con mi dedo hasta su raja, se acercó a  mi oreja y me dijo: Estoy toda mojada como si fuera la primera vez que me metes mano, le di un beso en la boca y le respondí, pues eso es lo que más me gusta del mundo, y puse mi mano en su coño por encima de las bragas pudiendo notar que era verdad lo que decía, su prenda íntima estaba empapada, ella soltó un gemido y buscó con su mano mi paquete acariciándolo sobre el pantalón e intentando liberarlo.
Yo quité mi mano de allí y comencé a bajarle el vestido y la fui desnudando hasta poder ver sus tetas, que me vuelven loco, cuando lo hice comencé a pasar mi lengua desde su base hasta llegar a su pezón y cuando lo tocaba notaba como se retorcía, estaba realmente muy caliente y a mí me estaba poniendo más todavía.
Estuve largo rato chupando sus pezones y mientras lo hacía metí mi mano entre sus piernas acariciando su coño de arriba abajo lo cual agradecía soltando más jugos, quité del todo su vestido y bajé sus bragas, quería tenerla completamente desnuda, Ella también quitó mi camiseta y bajó mi pantalón de pijama quedándome solo con los boxers, que también estaban manchados de líquidos por mi excitación. En un abrir y cerrar de ojos pasamos de la cocina a la habitación donde la tumbé en la cama y me puse encima de Ella comenzando a besar todo su cuerpo desde su boca hasta sus pechos, su vientre, subía con mi lengua lamiendo el interior de sus muslos y cuando llegué hasta su rajita cerró las piernas, intentando resistirse para aguantar un poco más el orgasmo inminente. Separé un poco sus muslos y comencé a comérmelo despacito, cuando llegué hasta su clítoris puse mis labios sobre el, lo apreté con la punta de mi lengua y Ella tuvo su primer orgasmo.
Cuando se recuperó me quitó la ropa y luego se subió encima de mi acomodándose sobre mis piernas. Tomó mi pene con su mano y comenzó a masturbarme. En ese momento volví a sentarme,  y besé sus tetas, chupando sus pezones. Me tomó por los hombros y me tiró otra vez en la cama, y cogiendo mi  pene lo colocó en su vagina. Puso sus manos sobre mi pecho y comenzó a acariciarme al tiempo que empezó a cabalgar sobre mí. Yo la cogí por las caderas y la apreté con fuerza,  transmitiéndole el deseo y la excitación que me transmitía. Seguía cabalgando a toda velocidad, gimiendo y retorciéndose de placer. En esta postura alcanzó unos cuantos orgasmos, hasta que de pronto, sentí que iba a correrme y se lo dije,  Ella retiró mi pene de su vagina y se agachó acercando sus tetas, en ese momento descargué todo mi chorro de semen sobre sus pechos y su barriga brillantes por el sudor de aquella cabalgata infernal,  su mano seguía sosteniendo mi polla que aún estaba eyaculando el poco semen que quedaba dentro de mí. Al sentir el líquido tibio sobre su piel, soltó mi pene y con sus manos, esparció mi leche por todo su cuerpo, obligándonos a meternos en su caso, otra vez en la ducha… Cualquier día… llegamos tarde al trabajo. 

1 comentario:

  1. Sois la envidia (sana) de cualquier persona que busca su otro yo. Todas las manañas y noches acudo a vuestro blog para leer vuestros encuentros, estoy enganchadisima a tanto amor, sexo y pasión. Enhorabuena chicos no perdáis nunca lo que tenéis

    ResponderEliminar

Comentar