G + Followers

miércoles, 6 de febrero de 2013

Las mentiras que se dicen en la cama.







Os dejamos una lectura, (principalmente para chicas) aunque no estemos totalmente de acuerdo con todo lo que se dice.






Una mentira a tiempo puede salvarte de la típica “performance” sexual insoportable. Una mentira piadosa puede ser necesaria si él te gusta y no ha estado demasiado bien. O si no piensas volver a verle pero tampoco es plan de ponerle en ridículo por el tamaño de su pene.
Uy, la erección

Momento de estrés, nervios y tensión que nosotras solemos resolver con un “no pasa nada”, “es normal”, “es porque has bebido”, “o porque estás muy cansado”, “tú relájate que yo me encargo de hacer que vuelva”. ¿De verdad quieres que vuelva?

* MIENTE. Si él te importa, una mala reacción en ese momento puede destrozar su autoestima y hacer que el problema empeore. Algunas veces, sólo algunas, esto ocurre porque le gustas tanto que la presión de estar a la altura le puede.

* NO MIENTAS. Si él no te importa, si tienes claro que no es porque esté loco por ti, si pretende que tú hagas todo el trabajo para volver a levantar “eso”.
Claro que he tenido un orgasmo

Pero lo que no sabes es que lo he fingido, guapo. No es lo más honesto ni lo más sincero, pero ¿quién no lo ha hecho alguna vez?

* MIENTE. Si te estás aburriendo mortalmente, si ya es la tercera vez que lo hacéis y quiere hacerte disfrutar otra vez cuando tú estás exhausta, si se ha empeñado en hacerte disfrutar como nunca del sexo oral y lo hace fatal, o si su autoestima va a salir seriamente perjudicada.

* NO MIENTAS. Si te has desenamorado y ya no disfrutas del sexo con él: ármate de valor y ten “esa conversación”. Si el tipo es un prepotente, se cree un gran amante y no tiene ni idea de cómo hacerte disfrutar. Si te ha puesto los cuernos y estáis de reconciliación. Si estás muy cansada, mejor dejarlo para otro momento que repasar la lista de la compra mentalmente y luego fingir un súper orgasmo.
¿Fantasías?

Pero no sabes cuánto me gustaría ligarme a un mulato, hacer un trío con dos tíos buenos o probar el sexo lésbico. Peor no te lo voy a contar porque creo que sería demasiado para ti y tu típica fantasía del trío con dos actrices porno. Ah, y también me excita pensar en el sexo con desconocidos, sobre todo cuando voy en avión y en viaje de negocios.

* MIENTE. Si se trata de tu pareja, le quieres mucho y crees que se sentiría herido por tus verdaderos pensamientos. O si estás empezando con él y crees que podría asustarse de tu exacerbada imaginación.

* NO MIENTAS. Si es de esos hombres que juzgan a las mujeres si no son unas santas en la cama, entonces invéntate alguna fantasía más fuerte. Si es un prepotente, no para de hablarte de otras mujeres o te ha propuesto ir a un local de intercambio de parejas.
Sólo me he acostado con…

58 hombres, pero eso nunca lo vas a saber… Contigo, y con los otros tres hombres con los que he tenido relaciones, ha sido por amor, yo no disfruto con el sexo por el sexo, no siento nada. En este punto mírale directamente a los ojos para no reírte…

* MIENTE. Si se trata de un hombre muy tradicional y estás muy interesada en él. Si es algo tímido, no ha tenido demasiadas relaciones y crees que se sentiría intimidado por tu experiencia.

* NO MIENTAS. Si es el típico conquistador que habla sin parar de sus hazañas, si es un engreído y se cree que estás loca por sus huesos, si quieres bajarle un poco los humos y hacer que se sienta algo intimidado ante tu larga lista de amantes.
¡Me ha encantado!

Nosotras esperamos un “te quiero”, una palabra bonita, una caricia… ellos esperan que les digan que son los mejores en la cama. Y es cierto que a veces una mentira piadosa puede hacer la situación más cómoda.

* MIENTE. Si es la primera vez y aún os estáis acoplando. Si se pone nervioso porque le gustas mucho y sólo necesita algo de seguridad en sí mismo. Si te has acostado con él para hacerle un favor, es tu amigo o un ex novio al que dejaste.

* NO MIENTAS. Si ha estado tan mal que no piensas repetir. Si es el típico mujeriego que hasta en la cama te habla de otras mujeres. Si te dijo que nunca te olvidarías de esa noche con él y su actuación está siendo impresentable. Si sólo se preocupa de su propio placer.
Los hombres se creen expertos en la cama

Los hombres suelen creerse muy expertos e la cama y a veces tienes que “perdonarles la vida” haciendo como que nunca has practicado esa postura ni has sido tan salvaje en la cama. “Nunca había hecho esto con nadie, nunca me había vuelto tan loca”, este tipo de frases le encantarán, si es que se las merece.

* MIENTE. Si estás loca por él y crees que se sentiría acomplejado por tu amplia experiencia sexual. Si te ha dicho que está enamorado de ti y nunca había tenido un sexo así con nadie. Si le has engañado y has aprendido todas esas cosas con otro.

* NO MIENTAS. Si él tiene tanta experiencia como tú, os lo pasaréis en grande. Si es de los que intentan darte lecciones en la cama y fuera de ella.
El eterno debate del tamaño

Todas sabemos que el tamaño sí importa, pero a veces hay que mentir respecto a este tema para no herir sensibilidades.

* MIENTE. Si aunque la tiene pequeña, sabe utilizarla bien y te hace disfrutar, él ya sabe lo que hay. Si no vas a volver a verle y te ha caído bien. Si le da corte desnudarse delante de ti y crees que podrías crearle un complejo.

* NO MIENTAS. Si es de esos que antes de llevarte a la cama te dicen cosas del tipo “vas a disfrutar como nunca” o “te vas a enterar de lo que es bueno”. Si te cae mal y quieres fastidiarle. Si te ha puesto los cuernos y quieres vengarte con lo que más le va a doler. Si es de los que te dicen que tienes celulitis, estrías o estás gorda.
Palabras sucias sí, palabra sucias no...

¿Te haces la ofendida cuando él te dice cosas sucias en la cama? ¿Le dices que no se propase, que tú no eres de esas? O todo lo contrario, ¿le dices cosas que no te gusta ni pronunciar pero lo haces porque a él le excita?

* MIENTE. Si él se está pasando y de verdad se está confundiendo contigo. Si él te encanta y le ves demasiado tradicional como para responder a sus “cómo me pones” con algo como “soy tu esclava sexual”.

* NO MIENTAS. Si es de los que van de abiertos de mente y se indignan si ellas están mucho más liberadas sexualmente. Si ya estás harta de no poder decirle lo que de verdad te gusta en la cama: si se asusta, ése no es tu hombre.

1 comentario:

Comentar