G + Followers

miércoles, 10 de abril de 2013

18 HORAS DE CAMA. PARTE II .


...

Tras un descanso de apenas 3 minutos, Ella me dijo, ‘’quiero chupártela’’, se arrodilló en la cama y se puso a chuparme el pene dándose la vuelta para poner mi cabeza entre sus piernas y su vagina a la altura de mi boca, osea, un 69 de lo más caliente. Ella cogió mi polla e inició un sube y baja, masturbándome y chupando el glande despacio, yo seguí masajeando su clítoris y metiendo un dedo en su vagina, luego dos y tres dedos, ella subía y bajaba sus caderas con gemidos entrecortados por tener la boquita llena de mi. Busqué su ano con mis dedos e inicié un masaje para dilatar su entrada, muy despacio y aprovechando el chorreo de sus juguitos vaginales, introduje un dedo y seguí con el mete y saca. Yo estaba a punto de correrme de nuevo con la chupada que me estaba haciendo, y después de que echara el fruto de otro orgasmo en mi boca y me mojara la cara con su corrida le dije, ‘’ven aquí cielo, a mi lado, quiero metértela en el culito’’.



Ella se levantó y se acostó a mi lado dándome la espalda, antes de acercarla al agujerito me dediqué a frotar el glande por la rajita de su coño, empapando así la polla y el ano para usar los fluidos vaginales como lubricante, una vez que tenía todo el acceso bien empapado, fui empujando despacio, consiguiendo dilatar el ano hasta hundir media polla. Ella, jadeante y ansiosa, relajó su cuerpo y se preparó para soportar las embestidas. Comencé a moverme y a empujar, la sacaba hasta el glande y la hundía hasta la mitad, eran movimientos suaves, tratando de minimizar el dolor que al principio siempre existe en el sexo anal. Ella gemía y jadeaba cuando la verga avanzaba en el interior de su culito, y a la vez que me la follaba, le acariciaba el clítoris con una mano, lo que provocaba orgasmos casi encadenados y que la tenían al borde del clímax absoluto,. Yo estaba que no podía más, y dando unos cuantos empujones seguidos y hasta el fondo, me corrí dentro del culo. Sin sacarla, continué con movimientos suaves dentro y fuera, vaciando todo el semen, pero con la polla aún dura, y así provoqué otro orgasmo más, ya eran incontables las veces que se había corrido.

Foto real del momento


Pero la cosa no acabó ahí, nuestra calentura, en lugar de disminuir, iba en aumento, Ella se incorporó y se bajó a acariciarme la polla y se la metió en la boca, aún estaba chorreando semen después de correrme, se la metió en la boca y se dedicó a chupar con todas sus fuerzas, se entretenía pasando la lengua por mi glande, y con las manos acariciaba mis huevos. Mientras tanto movía la cabeza lentamente para lamerme de arriba abajo. Yo volví a estar con la polla muy dura y separándola de mi boca le dije que se pusiera a cuatro patitas y levantando su hermoso culito, me puse detrás de Ella y se la metí de un empujón. Su coñito estaba súper lubricado y ardiente, se la metí bien adentro, hasta el fondo, un momento después mi chica tenía uno de los orgasmos más intensos de su vida, gimiendo y gritando sin ningún pudor, sin dejarla descansar, continué con la verga bien clavada hasta el fondo estrujándole las nalgas, Ella gemía y jadeaba aferrada a la almohada para ahogar los gritos de placer. ‘’Despacio, déjamela adentro, no te muevas, así, hasta adentro ahora’’, me dirigía la follada para llevar al máximo su placer y tenía una cadena de orgasmos increíble.

Nuevamente, nos dejamos caer en la cama y abrazados, sudorosos y felices, descansamos un ratito y nos dimos una ducha, pero tras esto, volvimos a la cama y la cosa volvió a ponerse al rojo vivo.

Continuará...

Ella y Él

martes, 9 de abril de 2013

18 HORAS DE CAMA. PARTE I .


Hola amig@s.

Este sábado, tuvimos un maratón de sexo, pero lo bueno es que ni lo habíamos planeado, surgió de repente y así lo aprovechamos.

El sábado después de comer, salí de casa a hacer unas compras. Cuando regresé sobre las 17:00h, Ella estaba hablando por teléfono con su Madre, llevaba puesta una camiseta corta, y un pantalón de pijama muy liviano. Cuando llegué le dí un beso y pasé a la habitación a cambiarme de ropa. Cuando volví a salir ya cambiado, me la encontré en el pasillo, continuaba al teléfono, y en ese momento se agachó para dejar algo en uno de los cajones del mueble del pasillo dejándome ver el nacimiento de su culito y el tanga. Me puse cachondo enseguida y la agarré por detrás abrazándola y besando su cuello y mordisqueando su nuca. Mis manos comenzaron a sobar sus pechos por encima de la camiseta y fui bajando hasta acariciarle el coño por encima del pantalón, Ella comenzó a excitarse, aunque continuaba hablando con mi Suegra, pero ya no tardó en colgar. Dejó el teléfono en la base y dándose la vuelta me metió la lengua hasta la garganta, sus manos bajaron a mi paquete, y se encontraron con mi polla dura como una piedra. En cuanto lo notó, me dijo, ‘’vamos a la cama’’.

En cuanto llegamos, nos quitamos la ropa y nos metimos entre las sábanas, nos abrazamos y nos besamos durante un buen rato, jugando con nuestras lenguas y frotándonos los cuerpos uno contra el otro. Mis labios besaban su boca, mordían sus labios, mis manos buscaban el contacto de sus pezones erectos. Dejé de besarle los labios y comerle la lengua, y fui bajando muy despacio por el cuello, las tetas, el estómago y el ombligo, hasta llegar a su pubis. 
Tenía las piernas abiertas y el coño rezumaba esencia de sexo. Rosadito, perfumado, jugoso. Le metí la lengua lentamente, le abrí las piernas y gocé de su coño y sus salados jugos hasta que tuvo un orgasmo, el primero de una infinidad de aquella tarde noche. Continué metido con mi cara entre sus piernas, le acariciaba los pechos con las manos, le mordisqueaba el clítoris y Ella iba entrando poco a poco en un estado de embriaguez sexual muy intenso y le vino otro orgasmo. Cuando se recuperó me dijo, ‘’ven cariño, quiero que me folles’’.

Me incorporé y me tumbé sobre Ella, acariciando con la punta de mi polla sus labios vaginales. Ella contenida esperaba, con la boca y los ojos entreabiertos, con cara de deseo, expectante, deseosa de que la llenara completamente con mi barra de carne. Y así lo hice. Sentí como su coñito me comía. Estaba muy caliente y mojado y muy despacio, fui haciéndome hueco, hasta que la penetré completamente, hasta el fondo.

Conforme avanzaba abriendo camino, Ella arqueaba la espalda acoplándose por completo a mi profunda y lenta penetración. Cuando nuestros pubis se tocaron, su clítoris quedo prisionero. Toda mi verga ya estaba dentro y nos quedamos unos segundos estáticos, disfrutando con la ola de placer que despertaba nuestros cuerpos. Cerró los ojos, y acunada entre nubes, empezó a moverse debajo, sensual y con ritmo pausado, a lo que yo respondí follándola muy dulcemente, sintiendo como mi verga entraba y salía de su mimoso coñito.

Empezaron a escucharse sus gemidos. Conforme iban pasando los segundos, la intensidad de nuestros movimientos fue en aumento, las caricias se hicieron más intensas y sus orgasmos se sucedían sin parar. En un momento de la follada, Ella alzó un poco las piernas, levantando su hermoso trasero, buscando el ángulo adecuado para que mi polla entrara aún más en su coño, llegaron los jadeos y grititos, y de repente, saqué por completo mi rabo y volví a meterlo de un solo golpe hasta el fondo, sin violencia pero muy fuerte, y apretando muy fuerte, llego a sentir la entrada de su útero, la llevé a otro orgasmo intenso, muy intenso, sus uñas se clavaron en mi piel, dejando marcas, prueba del inmenso placer que estaba sintiendo.

Esto es una parte de lo que veo de mi Nena cuando hacemos el amor.


Ella me dijo ‘’fóllame mi vida, fóllame mucho’’, y yo, obediente, volví a hacerlo. Entré y salí una y otra vez, sin parar de penetrar el coñito de lo que mas quiero en el mundo, metiendo y sacando mi polla, fuerte a veces y muy suave otras, sin compasión, pero con todo el amor del mundo, abandonado a una furia lasciva. Ella se retorcía, agarraba con sus manos mi culo, apretaba mis testículos, y me miraba con los ojos perdidos. El fuego, la pasión y la lujuria se apoderaron de nosotros. Ella, llegando una y otra vez al orgasmo. Yo, esforzándome por no inundarla con mi semen, aguantando con todas mis fuerzas para no correrme, esperaba el momento justo. El chispazo saltó y llegamos juntos al clímax, no pude aguantar más e invadí el coñito de mi Nena de una eléctrica y descomunal descarga de leche. Tuvimos convulsiones y espasmos. Ella era una catarata de juguitos de sus incontables orgasmos, y sus chorros se mezclaron con mi esperma.

Nos quedamos quietos, muy abrazados, yo abrazándola por detrás, apretando mi cuerpo contra su espalda, sintiendo nuestra agitada respiración e intentando que nuestros corazones se tranquilizaran y se relajaran nuestros músculos. Cogí mi polla y empecé a darle golpecitos en la entrada de su culito y a frotarme entre sus nalgas, como pidiendo permiso para entrar, y como consecuencia, en unos minutos estuvimos a punto para otra exquisita batalla.

Ninguno de los dos esperaba que esto durara…. casi 18 horas…

Continuará...


Ella y Él. 

jueves, 4 de abril de 2013

EMPEZANDO EL DÍA EN LA DUCHA



Esta mañana nos levantamos de la cama y decidimos ducharnos juntos porque nos habíamos despertado ‘’juguetones’’. Rápidamente nos quitamos los pijamas, nos metimos en la ducha, y empezamos a aplicarnos mutuamente el jabón mientras nos acariciábamos y nos dábamos muchos besos y caricias hasta que me decidí a poner sus manos en mis huevos para que me los acariciara. Lo hizo muy despacio con una mano, y con la otra, cogió mi pene ya erecto y lo recorrió acariciándolo una y otra vez, a modo de lenta masturbación, luego descendió por mis muslos lamiendo el interior de mis piernas. La levanté y suavemente le di la vuelta para besar y manosear sus nalgas donde me recreé sobando y lamiendo su agujerito. Ella se puso de nuevo de frente y se agachó metiéndose mi suculenta verga en la boca y empezó a moverse con ritmo, se movía de arriba hacia abajo, con unos movimientos y una penetración oral que a punto estuvo de hacerme explotar dentro de su boca. La detuve y tome su cara, levantándola para besarla e introduciendo mi lengua muy dentro de su boca, mi cuerpo se pegó al de Ella. Salimos de la ducha para poder acabar aquello más cómodos en la cama, le dije que se tumbara y que abriera las piernas, obedeció sin decir nada, solo me miraba con deseo. Empecé con mi lengua desde las rodillas subiendo por el interior de sus muslos hasta llegar a su coñito, le temblaban las piernas y cuando empecé a darle besos y cogerle el clítoris con mis labios y acariciarlo con mi lengua, le llegó el orgasmo. Una vez que recogí todos aquellos jugos con mi lengua, preparé mi polla que estaba muy dura y a punto de explotarme y ella la cogió con la mano y me la empezó a chupar, lo hizo suavemente y se le notaba que estaba disfrutando yo notaba todo el glande mojado por su saliva y ella subía y bajaba lentamente, hasta que al final me corrí como nunca, echando toda la leche en la boquita de Ella que estaba gozando de placer porque a la vez yo tenía un dedito metido en su coño e hice que tuviera otro orgasmo mientras me la chupaba. Nos recostamos sobre la cama, abrazándonos durante unos minutos y al rato empezamos otra vez a darnos besos y yo a tocarle el coño y el clítoris, Ella cerraba los ojos y movía las caderas como pidiendo más, le dije que quería un 69, y ella se puso encima de mí, le empecé a meter la lengua y un dedito por el culo poco a poco, y en pocos segundos empezó a tener orgasmos salvajes sin dejar de chupármela, hasta que me corrí otra vez y me pidió que parara porque no podía más. Cuando nos dimos cuenta de la hora, tuvimos que vestirnos y desayunar a la carrera porque ya peligraba nuestra impoluta puntualidad.
Cualquier día, llegamos tarde a trabajar.

Ella y Él.







martes, 2 de abril de 2013

CUENTA DE TWITTER ACTIVADA

Hola, ayer por la tarde twitter volvió a activar nuestra cuenta de nuevo, sin dar ningún motivo ni ninguna explicación de las razones de la suspensión.
Muchas gracias a tod@s por vuestro apoyo y por estar ahí.

¡¡ GRACIAS ¡¡

Ella y Él.