G + Followers

sábado, 30 de marzo de 2013

INSOMNIO SEXUAL

Esta noche, me desperté al poco rato de dormirnos, habíamos estado haciendo el amor cuando nos metimos en la cama, pero parece que mi polla no había tenido bastante, porque me desperté con una erección considerable. Desperté a mi chica bajándole las braguitas y bajando muy suavemente lamiendo sus piernas, empecé a chupar su jugoso coño, Ella empezó a gemir y a retorcerse, entre una mezcla de protesta por despertarla y gemidos de placer, yo saboreaba su vagina, que cada vez más húmeda, me ofrecía los mejores jugos, cuando Ella me empezó a suplicar que se la metiera, me incorporé y se la metí hasta adentro de un solo empujón haciendo que soltara un gritito de placer. Después de un buen rato con el mete y saca me detuve y volví a chuparle la rajita, cuando me detenía en su clítoris Ella se estremecía, y yo volvía a restregar mi lengua pasando por su agujerito del culo. En una pausa, la giré despacio sobre la cama, abrí las piernas y volví a su coño saboreando cada gota de flujo que su vagina me ofrecía, con mis manos recorría su cuerpo, me detenía en sus tetas apretándolas suavemente, acariciando sus pezones que estaban ya durísimos.

Cambiamos de postura y Ella se puso encima de mi haciendo un 69, comenzó a chupar mi pene mientras yo seguía dedicado a su coño y a su culo, me agarraba la polla y me la chupaba con fuerza casi hasta provocarme el orgasmo. Para evitar que me hiciera correrme y aprovechando sus flujos vaginales le metí los dedos en el ano, este cedía fácilmente con esa lubricación, así que empecé a moverlos dentro, Ella se volvió hacia mi y entre jadeos me gritó ¡¡fóllamelo¡¡”me puse detrás cuando se puso de rodillas sobre la cama y se la apunte en su agujero, empujé mi polla despacio, notaba como su culo se abría para dejar paso a mi glande, la sensación era fantástica, ’’sigueeeee, dame más no pareeesss, métemela hasta el fondo mmmmmmmm, quiero mássssssssssssss’’, gemía Ella mientras se retorcía de placer y explotaba retorciéndose en un orgasmo interminable, el cual encadenó con otro simultaneo y que con sus movimientos hizo que mi polla se saliera de su culito, en ese momento se dió la vuelta y se metió todo mi pene en la boca dedicándose a hacerme una mamada increíble que estuvo a punto de hacerme correr en su garganta.

Me aparté como pude sacándosela de la boca, a lo que Ella protestó débilmente y subiéndome encima, cara contra cara, la penetré hasta el fondo comenzando a follármela con fuerza, pasé una mano por debajo de su cuello y busque su boca con
ahínco a la vez que deslicé mi mano entre nuestros vientres y le toqué el clítoris mientras se la metía y sacaba sin parar.
De repente Ella, dejando de besarme y comenzó a arañarme fuertemente la espalda y los brazos y a apretarme muy fuerte hacia si, a la vez que gemía con fuerza moviendo su cuerpo de manera desenfrenada gritando: ¡¡‘’me corro cariño, me corro muchooooo, no pares, fóllame y córrete conmigo’’!! , y cumpliendo sus deseos, aceleré el ritmo de mi follada y llegamos juntos al orgasmo dejando su coñito muy lleno de leche calentita.

Me dejé caer de costado a su lado, agotado, mi brazo pasaba por debajo de su cuello abrazándola contra mí, cuando me dijo, te Amo tesoro mío, te adoro con todas mis fuerzas, y apretando su culito contra mi miembro, se quedó dormida como un ángel, yo seguí despierto, contemplando la mujer maravillosa que tengo y que descansaba a mi lado llena de felicidad y satisfacción, hasta que me quedé dormido con esa preciosa vista en mi retina.


Ella y Él

miércoles, 27 de marzo de 2013

TENIENDO SEXO ANTES DE SALIR DE VIAJE.


Esta mañana, nos pusimos a hacer las maletas para irnos de viaje, nos vamos fuera unos días aprovechando la Semana Santa, pusimos las maletas encima de la cama y Ella se puso a llenarlas y colocar las cosas, llevaba puesto un vaquero ceñido que al agacharse para recoger ropa de los cajones me dejaba ver las tiras del tanga negro que llevaba puesto, y me estaba poniendo a cien. Por supuesto que no es la primera vez que veo el tanga de mi chica, pero eso no quiere decir que no me siga poniendo cachondo como el primer día.
Me acerqué a Ella, en esos momentos, creo que mi erección era patente a todas todas… la cogí por detrás por la cintura y la atraje suavemente hacía mí. No se resistió. En ese momento ya tuvo que notar mi verga, totalmente tiesa… sin más demora bajé mi mano y la posé en su excitante trasero, y volví a atraerla hacía mí… ella ya empezó a excitarse como yo… busqué su boca con mis labios, y nos besamos, apasionadamente, mezclamos nuestras lenguas. Sin dejar de besarla, empecé a desabrocharle sus pantalones y se los bajé, dejando al aire su culo  impresionante. Mis manos gozaron de su culo en toda su amplitud.
Le acaricié los labios de su vagina con mis dedos, y mis manos se deslizaron, por debajo de su ceñido jersey, hacia sus más que deseadas tetas, comencé a pellizcarle suavemente esos pezones, que en esos momentos se encontraban duros, y muy tiesos. Me entretuve largamente sobando esos hermosos pechos, Ella no paraba de gemir, suspirar y jadear suavemente.
Le dí la vuelta sin dejar de manosear todo su cuerpo y de un empujoncito suave hice que se apoyara en la cama.
La imagen era la siguiente, Ella de pie con las manos apoyadas en la cama, con los zapatos de tacón puestos, los pantalones bajados, el tanga en su sitio, ligeramente ladeado, el jersey levantado en su parte delantera, mostrando sus dos generosas tetas con sus más que ardientes pezones, la espalda arqueada, sus ojos entrecerrados, y su boca jadeante, suplicante. La chupé y la sobé sin tregua, las tetas, el trasero, el trasero, las piernas, su vagina, introduciendo mi lengua hasta lo más profundo, jugando, mordisqueando su clítoris.
- ¿Que me vas a hacer Cariño?, me susurró suave y lascivamente.
- Chúpamela, le dije.
Escuché un simple, ‘Sí’, que repitió varias veces con la respiración entrecortada, mientras con su lengua recorría mis huevos, cogí mi miembro con las manos y lo introduje entre sus labios. Lo aceptó con gran excitación, placer y calentura.
Empezó a chupar muy enérgicamente. Reconozco que es algo que me da mucho morbo hacer, sujetar a mi niña por los cabellos, y empujar suavemente su cabeza hacia mi pene, follarle despacio la boca y así lo hice, y eso a Ella también la excita y se estaba poniendo todavía más caliente. Me estaba poniendo a mil, contemplar su cara, que a su vez, me miraba viciosa, mientras  hambrienta, me la comía. Fue una mamada maravillosa, pero no permití que terminar, porque casi me hace correrme en su boquita.
Saqué mi pene de entre sus labios, y la ayudé a levantarse, la situé exactamente en la misma posición, en pie, apoyada con las manos en la cama, deslicé su tanga hacia abajo, y empecé a lamer, a chupar, a comerla entera, entre las piernas, el culo, su ano, su vagina estaba completamente mojada, chorreaba… y  no paraba de gemir y de jadear.
- Te voy a follar, le dije.
Mi polla estaba tiesa y dura como un bastón y la penetré de un solo y enérgico empujón.
Empecé a bombear muy fuerte, muy rápido, Ella no paraba de gemir, cada vez más fuerte, me pedía más y más, yo deslizaba mis manos hacia sus pechos y mientras me la follaba, no paraba de sobarle las tetas y pellizcar sus pezones, estábamos ambos disfrutando, sin duda, de un polvo increíble.
En la cima de la excitación, introduje un dedo suavemente en su ano y eso aumentó sus gemidos, así es que seguí jugando con su hermoso culo…
A Ella la excitaba aquello, si cabe todavía más, cada vez que metía un dedo en su ano, gemía y jadeaba más…  así que saqué mi pene, y apunté con mi glande hacia su agujerito,  se dejó caer completamente sobre la cama, y con ambas manos se abrió las nalgas.
Después de un par de empujoncitos suaves para ir abriendo el camino, penetré con mi glande extremamente duro, ese culito que me vuelve completamente loco y que me pone tan cachondo.
Ella suspiró, así que poco a poco, mi ritmo se acrecentó, mientras la enculaba, jugué con su clítoris, y empezó a gemir y gozar de placer mostrando generosamente cuanto gusto le estaba dando.  Al poco, me incorporé, y le pedí que se pusiera a 4 patas, la sujeté firmemente por las caderas y empecé a empujar con mucha más fuerza y movimientos acompasados…  no paraba de gemir, de gritar… de pedir más y más… y continuó teniendo orgasmos encadenados hasta que ya no pude mas y  terminé corriéndome salvajemente en el interior de su ano.
Cuando terminamos todo esto y recomponernos y  hacer las maletas, había pasado un largo rato.
Ahora… estamos saliendo de Madrid pero en medio de un importante atasco…

Ella y Él.

martes, 26 de marzo de 2013

¿SEXO ORAL = FELICIDAD?


Un estudio realizado en los Estados Unidos reveló que las mujeres que practican sexo oral son más felices.

El informe fue elaborado por la Universidad Estatal de Nueva York y arrojó inesperadas conclusiones, tras una serie de entrevistas a más de 293 mujeres de todo el país.

Según pudo conocerse, el semen contiene sustancias antidepresivas como la serotonina, la tirotropina y la melatonina, un agente que induce el sueño. A su vez, contiene químicos como la oxitocina, cortisol o estrona que mejoran el desempeño cognitivo.

Las mujeres entrevistadas expusieron los detalles de su vida sexual y los científicos llegaron a una conclusión que sorprendió a todos, las mujeres más felices son quienes mantienen contacto con el fluido seminal, al tiempo que son menos depresivas, más saludables y tienen un mejor desarrollo intelectual.

"La fellatio (sexo oral de la mujer hacia el hombre) es una de las actividades predilectas, quizás la más erotizante, para la gran mayoría de los varones.
Según el informe, sólo el 1 al 3 por ciento de ellos dice que la idea de recibir sexo oral les disgusta". Es, en definitiva, algo esencial para el encuentro erótico y debe resultar placentero para ambos miembros de la pareja. Sin embargo, es todo un tema. A ellos les encanta hacerlo y que se lo hagan. A ellas les gusta menos.

¿Que pensais?

Ella y Él.
 

martes, 19 de marzo de 2013

MADRUGADA DE SEXO ARDIENTE.


Hola amig@s, paso a relataros nuestra experiencia sexual de la pasada madrugada.

Como casi todas las noches, estoy despierto acariciando el cuerpo de mi chica, cuando me doy cuenta que tengo una erección enorme y que mi miembro se sale del pijama (cosa muy habitual…., jejejeje).
Miro a mi lado, mi Princesa duerme profundamente junto a mí, y me dedico a besar sus hombros y su espalda por detrás despacito, mientras me voy bajando los pantalones casi hasta mis rodillas. Mis manos ya saben a dónde dirigirse. El índice de la mano derecha choca contra su clítoris y Ella empieza a moverse despacito. Mi dedo medio pasea entre sus labios vaginales que se van empapando poco a poco. El vaivén de mi índice va haciendo efecto y la  lleva después de unos minutos al preludio del orgasmo, ese momento en que le tiembla el cuerpo entero y las vibraciones anuncian la llegada de un orgasmo. Mis dedos coquetean con la entrada de la vagina, y  voy introduciendo uno de ellos despacio. Sigo con dos dedos dentro, casi hasta los nudillos, y después movimientos en círculo metiendo y sacando muy despacio. Comienzo entonces un movimiento rotatorio dentro del coñito de mi nena. La sensación es de placer absoluto  y mi  mano se mueve hacia sus tetas, empiezo a acariciar sus pezones, que se ponen muy muy duros y hacen que el coñito de Ella se moje cada vez más. No tardará mucho en correrse, lo noto por sus gemidos y su respiración agitada y mis manos empiezan a moverse acompasadas para acelerar la llegada del clímax, siento como su abdomen se tensa y se arquea hacia adelante un instante, en posición fetal. Es la llegada de su orgasmo que  empapa mis dedos y mi mano entera, y que hace que Ella se retuerza de placer y que mi polla se ponga aún más dura si cabe.
Mientras termina de correrse, coloco mi verga entre sus nalgas, aprovechando todos los líquidos que salen de su coño  voy lubricando la cabeza de mi pene y aproximándola poco a poco y resbalando entre sus piernas, a la entrada de la vagina, y antes de que pueda decirme con esa voz que me vuelve loco de deseo…’’métemela cariño, métemela toda’’, cosa que hago de un golpe introduciéndola entera, (l@s que hayáis visto las fotos del blog sabéis el tamaño del que hablamos…) , en el coñito húmedo y caliente, arrancando un quejido placentero de la boquita de Ella, que apenas estaba terminando de recuperarse del primer orgasmo, cuando ya se veía invadido de nuevo por mi polla enérgica y con muchas ganas de llenarlo de leche calentita. Sin dejar que se repusiera empecé a moverme despacio, pero introduciendo el pene en toda su longitud hasta el fondo de su coñito, notando en muchas ocasiones la entrada del útero, cosa que provoca en mi niña un placer que me envuelve y me lleva al borde del orgasmo. Ella gemía y se retorcía de placer, y encadenaba los orgasmos sin apenas recuperarse del inmediatamente anterior, hasta que no pude esperar más y noté como mi corrida estaba a punto de llegar. Le pedí a Ella que se volviera hacia mi y me puse de rodillas, agarrando mi polla fuertemente con la mano para aguantar la eyaculación, y cuando estuvo frente a mi, me corrí sobre sus tetas, gritando y gimiendo de placer, mientras veía como Ella esparcía mi semen sobre sus pechos y se relamía de deseo y mientras lo hacía, metí mis dedos en su coño y la llevé a tener otro orgasmo mientras se llevaba su mano llena de mi leche a la boquita y chupaba relamiéndose de placer.
Y mientras estoy escribiendo esto, mi Niña, se ha puesto cachonda y me reclama para repetir algo parecido.
Os dejo un montón de abrazos y 12 besos.
Él.

sábado, 16 de marzo de 2013